Igualdad y no discriminación

Solapas principales

El Tribunal Supremo de Nigeria promueve el derecho de las mujeres a la propiedad

En diciembre de 1961, Lazarus Ogbonnaga Ukeje murió intestado con bienes inmuebles en el estado de Lagos. Las partes recurrentes –su esposa Lois Chituru Ukeje y su hijo, Enyinnaya Lazarus Ukeje— obtuvieron Cartas de Administración para y sobre el patrimonio del difunto. La parte demandante/demandada es la hija del fallecido y presentó esta demanda para solicitar una declaración del tribunal de que como hija del fallecido tiene derecho a una parte de la herencia.

El Tribunal Supremo de Nigeria sostiene la igualdad de género en los derechos de herencia familiar

Tras la muerte de su esposo, el suegro de Maria Nweke le pidió que abandonase su casa debido a que no tenía un hijo varón. Nweke presentó este caso alegando que, de acuerdo con las costumbres de los Awka, una mujer hereda los bienes de su esposo, independientemente de si tiene un hijo varón o no. Los demandados/apelantes, que son el suegro y cuñado de Nweke, inicialmente afirmaron que la primogenitura masculina es la Ley Nativa y la Costumbre del pueblo Awka y que, como tal, sin un heredero varón, la propiedad pasa al padre y el hermano mayor del fallecido.

La Corte Suprema de la India confirma la igualdad de género en el derecho hereditario

Gurulingappa Savadi era el cabeza de una familia india conjunta (intergeneracional) que murió en 2001. En 2002, su nieto presentó una demanda para dividir la propiedad familiar, alegando que sólo la viuda y los dos hijos de Savadi eran copropietarios de la propiedad después de la muerte de Savadi.

Corte británica amplía la definición de violencia doméstica en el marco de los derechos a la vivienda

La actora era una mujer casada que abandonó su hogar con sus dos hijos pequeños porque sentía que el marido le daba un tratamiento inhumano: le gritaba, retenía recursos financieros y le hacía tener constantemente temor a que la fuera a golpear o a quitarle los hijos. Pidió ayuda a la autoridad local habitacional para encontrar una vivienda. Como su marido nunca la había golpeado ni amenazado con dañarla físicamente, la autoridad habitacional se negó a ayudarla.

Corte británica avanza el disfrute de las mujeres de los derechos a una vivienda adecuada y a la protección social

El Consejo Metropolitano de Sandwell elaboró un nuevo plan tributario conforme a una reforma nacional del derecho impositivo. Previamente, las personas de bajos ingresos recibían asistencia financiera para el pago de los impuestos locales, pero de acuerdo con el plan nuevo la carga tributaria de las personas se reducía según su situación financiera.

Un enfoque basado en los derechos humanos de la penalización de la exposición al VIH

La recurrente, E.L., de 26 años y madre de cuatro hijos que vivía con VIH, fue acusada y declarada culpable por el tribunal inferior bajo el artículo 192 del Código Penal de Malaui (el Código) por cometer ilegalmente (con negligencia) un acto que probablemente transmitiría una enfermedad que pone en peligro la vida. El fiscal argumentó que la recurrente le dio de mamar al bebé de la actora “de manera ilegal, negligente e intencional” mientras lo cuidaba. En el momento del incidente, E.L. recibía tratamiento antirretroviral (ART).

Shayara Bano y otros c. Unión de la India y otros, Petición (C) Nro. 118 de 2016

Shayara Bano estuvo casada 15 años. En 2016, su marido se divorció de ella por medio del talaq–e-bidat (talaq triple). Esta es una práctica musulmana que permite a los hombres divorciarse arbitraria y unilateralmente con efecto inmediato e irrevocable al pronunciar la palabra “talaq” (“divorcio”, en árabe) tres veces seguidas de manera oral, escrita o, últimamente, electrónica. La Sra.

Corte africana afirma derechos a la tierra de los ogiek de Kenia

En octubre de 2009, el Servicio Forestal de Kenia expidió una orden de desalojo exigiendo que los ogiek, una comunidad que vive en los bosques y uno de los pueblos indígenas más marginados de Kenia, abandonen la selva de Mau en un plazo de 30 días.

Alto Tribunal de Suazilandia promueve los derechos de las mujeres a la propiedad

Nombuyiselo Sihlongonyane y Mholi Joseph se casaron por civil y bajo el régimen de comunidad de bienes[1]. En enero de 2013, aduciendo que el marido le era infiel y administraba mal su patrimonio, Sihlongonyane le solicitó al Alto Tribunal de Suazilandia (Alto Tribunal) que desplazara a su marido como administrador de sus bienes gananciales.