Resumen de los resultados de la investigación realizada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Barcelona, España.

Leer el informe completo aquí 

 

Palabras claves de la investigación: Desahucios, Mujeres, Empoderamiento

Métodos de recopilación de datos utilizados: encuesta, entrevistas individuales y grupales

Principales conclusiones: A lo largo del estudio y de las entrevistas realizadas hemos podido ver la necesidad de incorporar siempre más la perspectiva de género en las análisis de las causas y consecuencias de la inseguridad residencial y el acceso a los suministros para poder generar políticas públicas que respondan a la realidad de toda la población sin discriminación por sexo, origen o situación económica.

La ausencia de datos desagregados por género es evidente y problemática, por eso valoramos esta investigación de forma positiva ya que está basada sobre datos desagregados por género. La precarización de la situación de las mujeres en el mercado de trabajo es evidente y estudiada como brecha salarial y tiene un impacto directo también en sus problemas de vivienda aumentando el riesgo de exclusión residencial. La fuerte vinculación por parte de las mujeres en el hogar y en los cuidados, agravada por la crisis de las mismas, a menudo obligan a disminuir la participación femenina en el mercado del trabajo remunerado o sobrecargan de trabajo y tareas familiares a las mujeres. La consecuencia es que las mujeres son más afectadas por la pérdida de vivienda y/o carencia de suministros. Entre los colectivos donde el riesgo de pobreza es mayor -y por tanto el riesgo de sufrir inseguridad residencial y/o pobreza energética- encontramos las familias monomarentales, las mujeres jubiladas, las que se dedican a las tareas domésticas – sea a la familia o por cuenta ajena, las mujeres desempleadas, las afectadas por la violencia de género y las mujeres migrantes.

Podemos afirmar que los resultados de las encuestas y entrevistas confirman lo que habíamos expuesto previamente y es que existe una desigualdad de género preocupante en la protección del derecho a una vivienda digna ya los suministros básicos y que las mujeres son las más afectadas en los procesos de pérdida de vivienda o de incapacidad de asumir el coste de los suministros. Un 34% de las ocupaciones son de familias monomarentales y un 26% de los desahucios son sobre mujeres con medidas extraordinarias de moratoria de desahucio. Por otro lado, teniendo en cuenta la vinculación femenina en el hogar y en los cuidados, la fuerte presencia de hijos menores de 15 años y la -11-de personas dependientes confirman, aún más, esta subrepresentación.

Además la mayor vinculación todavía existente de las mujeres en el hogar y los cuidados aumenta las consecuencias de por sí negativas de la inseguridad residencial y pobreza energética en el ámbito de la salud física y mental.

Al mismo tiempo, y en parte por las mismas razones, las mujeres están sobrerrepresentadas en las asambleas de la PAH. En un principio, y ante la cultura imperante del hombre como cabeza de familia y el sentimiento de culpa, en el caso de las hipotecas, hizo tomar la iniciativa a las mujeres
para tirar adelante la situación. Eso conlleva también que sean ellas a jugar un papel de liderazgo fundamental para el movimiento tanto en el desarrollo de las asambleas mismas y de las varias actividades cotidiana (acciones para parar desahucios, campanas de movilizaciones, elaboraciones de propuestas de leyes, trabajos en las varias comisiones de la PAH, etc.) cuanto en los procesos a largo plazo de cuidado, emprendimiento, asesoramiento y empoderamiento colectivos que son a la base de la acciòn de la PAH y, más en general, por el derecho a la vivienda.
Por este motivo, creemos que se deben orientar las políticas públicas que hacen referencia a la vivienda y los suministros hacia una perspectiva de género estructura l; no bastan medidas positivas como el acceso prioritario de afectadas- desde violencia de género -con denuncia, tengamos en cuenta la figura del iceberg de la violencia de género – o de las familias monomarentales: con un parque de vivienda pública insuficiente y ayudas poco realistas esta prioridad no se traduce en seguridad ni en derechos. Urge aumentar el parque de vivienda social y orientar las políticas hacia el
freno de la especulación y no hacia su promoción.

Leer el informe completo aquí 

Video entrevistas:

Entrevista a Haydee, Delia, Sonia, Fátima y Rafa sobre sus casos y las consecuencias en su salud y su familia. PAH Barcelona, mayo de 2022.

       

Entrevista a Nadia y Sandra sobre sus casos y las consecuencias en su salud y su familia. PAH Barcelona, mayo de 2022.