6 de octubre de 2006: CDES CELEBRA DECISION DEL GOBIERNO DE NORUEGA

Source of Information: 
CDES

El Centro de Derechos Económicos y Sociales (CDES) celebra la decisión del Gobierno Noruego, anunciada el día de ayer, de anular la deuda equivalente a 80 millones de dólares de cinco países, incluido el Ecuador, reconociendo así la ilegitimidad de las deudas contratadas en la década de los 70 para favorecer a su industria naviera. Este caso fue documentado por el CDES desde el 2001 y presentado ante la Comisión de Control Cívico de la Corrupción, cuyo informe fue clave para las posteriores acciones, recibiendo la adhesión y apoyo de importantes redes nacionales como el Grupo de Trabajo Nacional sobre Deuda e internacionales como la Campaña por la Anulación de la deuda del tercer mundo-SLUG/Jubileo Noruega.

La deuda con el Estado noruego fue contratada en 1980 por la Flota Bananera Ecuatoriana (FBE) por la compra de 4 barcos, por un valor de 52, 5 millones de dólares. Este crédito que tenía como objeto rescatar la industria naviera noruega en crisis, fue denominado “préstamo de ayuda al desarrollo”. La FBE se liquidó en 1987 y el Estado ecuatoriano asumió gran parte de esta deuda. De la totalidad del crédito, 12,7 millones de dólares se negoció como préstamo bilateral con Noruega (valor que ya fue cancelado); en tanto que 13,5 millones de dólares se negociaron con el Club de París, suma que ascendió a 50 millones hasta el 2002, a pesar de ya haberse cancelado para ese año 14 millones por intereses y capital. Con la cancelación, el Estado Ecuatoriano ahorrará alrededor de 38 millones más, toda vez que tendría que continuar pagando hasta el año 2018.

El rol de la sociedad civil ecuatoriana, de la que CDES es parte, en alianza con las redes regionales y las organizaciones noruegas ha sido de especial relevancia para presionar por la cancelación de esta deuda, y para fundamentar su carácter de ilegítima. En su anuncio, el gobierno noruego explícitamente reconoce su “corresponsabilidad” en este tipo de deudas y en la evaluación de impactos y riesgos para los países como el Ecuador al aprobar créditos como “ayuda para el desarrollo”. Por su parte, el Estado ecuatoriano es co-responsable al haber asumido una deuda privada, pactando intereses usureros que han perjudicado al país, y además por la compra de barcos cuyo paradero hasta la fecha se desconoce.

El lunes 2 de septiembre, el Gobierno noruego, a través de su Cancillería, anunció oficialmente la cancelación sin condiciones y de manera unilateral, de la deuda a Ecuador, Perú, Egipto, Jamaica y Sierra Leona. Este hecho sin  precedentes es un avance para nuestro país y creemos que debe ser capitalizado por el Gobierno ecuatoriano, para negociar la cancelación de deudas adquiridas en similares situaciones con otros gobiernos.

En lo nacional esta decisión enfatiza la necesidad de identificar la legitimidad o no del conjunto de créditos internacionales contratados por el país, para lo que es necesario procesos de auditoría serios y sostenidos. En lo internacional la valiente posición del gobierno noruego confirma que en el problema del endeudamiento existe una corresponsabilidad de los acreedores y cuestiona los espacios de resolución de problemas de deuda, en los cuales los acreedores son juez y parte, como el caso del Club de París.   Además el caso puede significar un nuevo momento en la lucha internacional contra la deuda ilegítima, el cual en lo esencial signifique que se pueda discutir soluciones justas y definitivas el problema de la deuda.

Con este paso del gobierno noruego pone un desafío para el sistema financiero internacional: ¿podrán las IFIS y los Gobiernos acreedores de la Deuda Externa asumir su responsabilidad de anular las deudas ilegítimas y pasar de la retórica a la práctica en la construcción de un mundo más justo y sustentable?, ¿habrá otros gobiernos dispuestos a seguir el valeroso ejemplo del gobierno de Noruega en los próximos meses y años?

Creemos que el Gobierno del Ecuador, el actual y los próximos, tienen una gran responsabilidad.  Un triunfo como este fue impulsado por la sociedad civil ecuatoriana y noruega, y apoyada por instancias como la CCCC, en el cual los gobiernos pasados y presente hicieron muy poco por su falta de decisión política y reticencia a asumir tesis diferentes a las de los acreedores de la deuda. Es necesario que de hoy en adelante el gobierno y el Estado ecuatoriano asuman con seriedad la búsqueda de soluciones creativas, definitivas y soberanas a la deuda, lo cual permitirá dar un paso importante en el cumplimiento de sus responsabilidades en materia de derechos humanos.

Para mayor información y documentación detallada sobre este caso, visite

http://www.cdes.org.ec/biblioteca/busc-tematico/deuda-externa.html

URL: 
http://www.cdes.org.ec/biblioteca/busc-tematico/deuda-externa.html
Facilitador: