Pueblos indígenas

Solapas principales

En noviembre de 2012, miembros del Grupo de Trabajo sobre Exigibilidad de la Red-DESC—incluyendo a Centre for Minority Rights Development (Kenia), Minority Rights Group (RU), Socio-Economic Rights Institute (Sudáfrica) y Norwegian Center for Human Rights (Noruega)— facilitaron en Kenia una reunión estratégica con líderes de la comunidad Endorois acerca del desalojo de cientos de familias Endorois.

El Pueblo Kichwa de Sarayaku es uno de los asentamientos más antiguos del Pueblo indígena Kichwa en la provincia de Pastaza de la Amazonia ecuatoriana y cuenta con aproximadamente 1,300 personas.

La Coordinadora de Andina de Organizaciones Indígenas, miembro del Grupo de Trabajo de los Movimientos Sociales, celebran la Posesión de Mando de su Nuevo Consejo Directivo.

País: 
India
Grupo(s) de Trabajo / Área(s) de Trabajo: 
Mujeres y DESC
Movimientos Sociales y Orgs. de Base
PF-PIDESC

En una decisión histórica sobre el derecho a la restitución de las tierras ancestrales, los líderes de la comunidad indígena Sawhoyamaxa, las autoridades paraguayas y las empresas locales han firmado recientemente un acuerdo para permitir que las comunidades regresen a sus tierras ancestrales.  Miembros de la Red-DESC Tierraviva y Amnistía Internacional continuarán apoyando a las comunidades indígenas en Paraguay para reclamar sus tierras ancestrales ocupadas por fines privados.

En 1985, la empresa minera De Beers perforó un pozo con fines exploratorios y parte del agua fue provista a asentamientos ubicados dentro de la Reserva. Posteriormente, el gobierno desalojó y reubicó a la comunidad basarwa fuera de la Reserva, aduciendo que los asentamientos humanos no eran compatibles con la preservación de la fauna y flora. En un intento de disuadir a los basarwa de volver, también fue desmantelado el pozo de perforación, dado que era la única fuente de agua en un radio de 40 km a la redonda.

El 17 de junio, 2011, la Red Internacional de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales envió una carta que exhorta al Gobierno de la India a ceder con los esfuerzos de entrar y tomar a la fuerza las tierras del pueblo de Govindpur para facilitar el desarrollo de una planta integrada de hierro; parar con todo acto de intimidación y la presentación de falsos cargos criminales contra los defensores de los derechos humanos y respetar los derechos humanos de la comunidad, incluyendo el derecho a la libertad y seguridad de  la persona, la asamblea pacífica, la alimentación, agua y vivienda adecuada y las prohibiciones en contra las evicciones forzadas y el trato cruel, inhumano o degradante.

Desde febrero de 2003, tras el inicio de un conflicto armado en la región de Darfur del Sudán, miembros de la milicia llamada Janjaweed se dieron a la tarea de desalojar por la fuerza, matar y violar a miles de indígenas negros de la región. Los peticionantes adujeron que tales actos constituían la omisión del gobierno de Sudán de respetar y proteger los derechos del pueblo de Darfur y, en particular, violaban los artículos 4, 5, 6, 7, 9, 12 (1), 14, 16, 18 (1) y 22 de la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos.

En la década de 1970, el gobierno de Kenia desalojó a cientos de familias Endorois de sus tierras cercanas al Lago Bogoria en el Valle del Rift para crear una reserva de animales de caza para el turismo. Al pueblo indígena Endorois se le había prometido compensación y beneficios que nunca se concretaron en su totalidad, y el acceso de la comunidad a la tierra quedó limitado a la discreción de la Autoridad de la Reserva de Caza.